Arteazuer

Arteazuer

sábado, 22 de octubre de 2011

La iglesia-basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén


SANTO SEPULCRO DE JERUSALÉN
Año 326-334. Complejo conmemorativo y basilical. Época bajoimperial.

El Santo Sepulcro insiste en la idea muy propia de la zona oriental del Imperio de combinar la planta basilical y un cuerpo centralizado, pero de forma más elaborada y compleja que en el caso anterior. Es más, el propio Constantino había insistido en que había de ser “la basílica más bella de la Tierra”. La combinación de elementos respondía también en esta ocasión a una doble función: el lugar de culto, con el elemento conmemorativo, referido en este caso al enterramiento de Cristo.
Constaba de un pequeño atrio que daba acceso a la basílica propiamente dicha. Ésta constaba de cinco naves, desembocando la central en un amplio ábside circular ornado con doce columnas, símbolo de los doce apóstoles y que custodiaba la cruz verdadera en la que había muerto Cristo, descubierta en aquel solar precisamente por la madre de Constantino.


Por su parte las dos naves extremas o colaterales, se prolongan hasta cerrarse en círculo, creando de esta manera un doble deambulatorio alrededor del cual se abría una cámara funeraria excavada en la roca, que aludía al lugar exacto donde había sido crucificado Cristo.
La ornamentación era lujosa y llamativa, ya que las columnas de separación entre las naves eran de mármol y los capiteles dorados.
El templo original se vio afectado por numerosos incendios y destrucciones hasta terminar en la actualidad convertido en una iglesia de escasos referentes con e l templo primitivo.

En el siguiente video puedes ver los orígenes y partes de esta interesantísima obra:



No hay comentarios:

Publicar un comentario