Arteazuer

Arteazuer

viernes, 4 de marzo de 2011

Alonso Berruguete


Nacido en la provincia de Palencia, hijo del pintor Pedro Berruguete, conoce la obra de Miguel Ángel en su viaje a Italia en 1508. Nombrado por Vasari  en la primera edición de Las vidas como el español que junto a otros artistas estudia copiando bocetos de Miguel Ángel, doce años en Italia.
Vuelto a España viaja bastante y trabaja en Aragón, Granada, pero se establece en Valladolid, capital de la corte durante un tiempo, donde la clientela podía ser más abundante y crea allí un gran taller  desde 1526, con muchos discípulos. La consideración de su arte le permitió adquirir la condición de hidalgo y adquirir un señorío.
Pronto crea un estilo personal, no respetuoso con las normas clásicas sino que  se aleja de la perfección y la belleza. Sus composiciones no tienen serenidad, las figuras se agitan en posiciones inestables, nerviosas y apasionadas, no importa que tengan fallos anatómicos. Los gestos de los rostros se exageran para destacar la expresividad, sin importar el realismo. Se alarga el canon y se estilizan las formas en busca de una mayor espiritualidad. Realiza un trabajo rápido con incorrecciones que cubre la policromía. Pronto crea un estilo personal, no respetuoso con las normas clásicas sino que  se aleja de la perfección y la belleza. Sus composiciones no tienen serenidad.

 Obra maestra suya, hoy en el Museo de Escultura de Valladolid, es el retablo en madera policromad de San Benito El Real de Valladolid, a este último pertenecen el Sacrificio de Isaac, San Sebastián y otras muchas figuras y relieves sueltos
Otros retablos, en Salamanca, Valladolid, Cáceres; también  la sillería del coro de Toledo, labrada a medias con el italiano Bigarny , destacando en  los tablero de nogal figuras de santos y profetas en actitudes variadísimas. Labró obras en mármol y alabastro como el conjunto escultórico que remata la sillería del coro de la Catedral de Toledo o el sepulcro del cardenal Tavera en el Hospital de Afuera de Toledo.


San Sebastián .1526-1532
Alonso Berruguete
Museo Nacional de Escultura (Valladolid)
Material y técnica: Madera, acabado enyesado y con fina capa de arcilla, posteriormente policromado, sobre todo carnaciones y acabado final pulimentado.
Tamaño: inferior al natural: Originalmente formaba parte, igual que el sacrificio de Isaac del gran retablo encargado por los dominicos, de la iglesia de San Benito el Real de Valladolid. Se encontraba en el banco o parte inferior del retablo. El retablo respondía  a una estructura de madera de grandes dimensiones con esculturas de bulto redondo, relieves y pinturas sobre tabla. Fue desmontado con motivo de la Desamortización en el s. XIX.
Representa el martirio de San Sebastián (soldado romano convertido al cristianismo, encarcelado, allí ayuda a otros cristianos por lo que se le condena a muerte: asaeteado atado a un árbol. Milagrosamente no murió, con los cuidados de santa Irene. De nuevo se presenta ante Diocleciano denunciando la persecución de los cristianos. Será de nuevo condenado a morir a garrotazos y arrojado a la Cloaca Máxima.)

El sacrificio de Isaac .1526-1532
Alonso Berruguete
Museo de Escultura de Valladolid
Material y técnica, lo mismo que San Sebastián
Tamaño: inferior al natural: Explicar un poco la técnica del estofado. También en comentario de arriba.
Tema: Representa el momento dramático en que  Abraham, por orden de Dios, se dispone a matar a su hijo.
Análisis formal: distorsión manierista, aunque la composición sigue un planteamiento general triangular, muchas actitudes rompen el orden establecido en una distorsión manierista: el giro de la cabeza de  Abrahán elevada hacia el cielo, la pierna que se separa del grupo quedando inestable; la figura retorcida de Isaac. Los rostros expresivos se descomponen por el dolor, las bocas entreabiertas como si quisieran gritar y los ojos suplicantes, desesperación y a la vez sumisión al terrible mandato de dios. La policromía y el brillante pulimento contribuyen a dar más expresividad y sobre todo realismo.
 La concepción de la escena se diferencia de la que .podían hacer otros escultores de la época. Claramente Berruguete se forjó su estilo personal, influenciado por el gran maestro renacentista Donatello y su capacidad para representar figuras muy expresivas, pasando por las interpretaciones personales características del manierismo. Las esculturas del retablo de San Benito supusieron una innovación en el panorama de la plástica española.


No hay comentarios:

Publicar un comentario