Arteazuer

Arteazuer

martes, 1 de marzo de 2011

La capilla sixtina

La capilla sixtina es una verdadera maravilla, lo pudísteis comprobar en vuestro viaje a Italia. A la hora de organizar su estudio, debemos ser conscientes de que no es necesario conocer cada uno de los detalles de esta faraónica obra. Comentaremos las características generales, hablaremos de Miguel Ángel y nos centraremos en las dos partes más importantes de este conjunto, El juicio final y La Creación. Los siguientes videos son para apoyar y consolidar todas las cosas vistas en clase. Del mismo modo, os adjunto un enlace a través del cual podéis explorar esta obra, una de las cumbres del Renacimiento. 




Miguel Ángel
Juicio final. (1537-1541)
Pared del fondo de  la Capilla Sixtina
Pintura al fresco; 13,7 x 12,2 m.
Roma. Vaticano
Cuando empieza a pintarlo tiene unos 60 años. (Tuvo un accidente, se cayó del andamio)
Se desvela en 1441, víspera de todos los Santos, igual que la bóveda pero justo veinte años después.
Se lo encarga Clemente VII en 1543,  muere,  pero Pablo III se lo vuelve a pedir. El nuevo mural supuso la desaparición  de frescos cuatrocentistas debidos a  Perugino.
La composición tiene pocos precedentes próximos. El tema es la segunda venida de Cristo, la resurrección de los muertos y el juicio final, tal como lo relaciona el Apocalipsis de san Juan. Todo en una escena, sin dividir el espacio. Cerca de 400 figuras.
Cristo con la mano levantada en un gesto de condena a los pecadores, con su venida toda la humanidad se pone en movimiento. Sobre él  ángeles sin alas con los símbolos de la pasión, casi como invocando venganza. Abajo, a la izquierda los muertos resucitan, los esqueletos  se van desprendiendo de sus sudarios; sobre ellos los bienaventurados ascienden con esfuerzo. Más arriba sobre nubes, bienaventurados que ya alcanzaron su destino antes de la redención.
En los pliegues de la piel (la suya propia, fue un mártir despellejado) que lleva san Bartolomé se ha querido ver un autorretrato de Miguel Angel. Bajando
A la derecha,  los condenados se despeñan. Se reconoce a dos personajes, extraídos del Infierno de Dante: el rey Minos rodeado por la serpiente y a Caronte, barquero del infierno (En Minos retrata al maestro de ceremonias del Papa porque decía que pintaba muchos desnudos)
La  Virgen, con un increíble gesto manierista  de pudor, amor, dolor, al lado de su hijo, no intercede (quizá influido por su íntima amistad de entonces con Vittoria Colonna, de círculos reformistas que no creían en la intercesión de los santos y la virgen).
En conjunto las figuras están en cuatro líneas de composición, aunque desarticuladas, apoyadas en la tierra y en nubes, otros cuerpos en vuelo en un fondo plano sin tridimensionalidad, ese  cielo tan  azul tras la limpieza. Estas características no son clásicas sino manieristas.
Tras el concilio de Trento se cubrieron las desnudeces, trabajo encargado a Volterra que se ganó el mote de  il braghettone.



Creación de Adán (1511)
Recuadro en la calle central de la Bóvedas de la Capilla Sixtina 
Pintura al fresco; 2,8 x 5,7 m.
Roma. Vaticano

 La bóveda se comienza a fin. 1508 y se descubre en mayo de 1512 ante el asombro universal. El artista tiene unos 35 años. En total más de trescientas figuras en la más asombrosa y potente imaginería jamás concebida por un solo artista
La creación de Adán es el primer fresco en la tercera temporada  en que pinta la bóveda, entre enero y agosto de 1511.
Los grandes temas son la creación del mundo, del hombre, de Eva, la caída, la expulsión del paraíso  y un nuevo pacto  de Dios con la humanidad a través de Noé (empezó por esta escena), estas escenas en los fragmentos rectangulares entre los fajones fingidos. Flanqueadas por muchachos desnudos  (los veinte ignudi) como figuras vivas pintadas igual que la arquitectura, dispuestos por parejas a ambos lados de medallones con escenas del antiguo testamento. A ambos lados de esa parte central, los lunetos con antepasados de Cristo y escenas del antiguo testamento, entre ellos los siete  profetas y las cinco sibilas, los primeros profetizan la llegada del Redentor , y en buena sintonía con la antigüedad clásica y su filosofía, era Dios también quien había iluminado a las videntes o sibilas. La teología de la época era en comparación con la precedente de la Edad Media y con la de La Reforma que le siguió, de talante optimista respecto a la naturaleza y futuro del hombre, además influida por la filosofía griega antigua.
En la escena de la creación  podríamos hablar de fortaleza y dulzura. Adán en postura de expectativa y recepción apenas tiene fuerza para levantar su dedo y tocar el del creador. En el momento mágico en que lo toque tendrá plena vida y se separará de la roca. Dios Padre, barbado aunque con  musculatura  de joven, rey de los cielos  está en el aire rodeado de ángeles sin alas espectadores del acto de la creación y apoyo de Dios. La capa roja de dios y la verde del ángel se complementan y así flotando, contribuyen a la fuerza de la escena. La escena de la  creación de Eva, al lado de la de Adán, está justo en el medio de la bóveda y es a partir de aquí  donde hay un cambio de color, en general menos estridentes, más suaves, siendo el protagonista ese rosa indescriptible del vestido del Creador
 Aparte de la fuerza de sus figuras, una característica innovadora fue realizar toda esa arquitectura fingida. En muchos casos pintó directamente en la pared sin hacer uso de cartones como era lo normal en los grandes murales.
No se sabe qué indujo a Julio II  a encargar a Miguel Angel las pinturas de las bóvedas que estaban pintadas recientemente, aunque sólo por un firmamento azul tachonado de estrellas. Parece que fue estrategia de Bramante convencer al papa para apartarlo del proyecto de la tumba de Julio II cuya ejecución seguía aumentando su fama y reputación como el mejor artista del momento.  Bramante consideraba a Miguel Ángel incapaz de pintar las bóvedas.   

¿Quieres visitar virtualmente la capilla sixtina? Haz click en la imagen


2 comentarios:

  1. Conocía este espacio pero en otro diseño y dentro de Historiazuer, Ahora lo veo renovado y con grandes entradas, como esta sobre Miguel Ángel y los frescos de la Capilla Sixtina, que es excelente y muy didáctica. Seguiré pasando por aquí y lo enlazo al mío. Sólo desearte mucha suerte. Un abrazo desde ArteTorreherberos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Paco, ¿Qué tal?. Sigo con Historiazuer, pero me parecía bien abrir otro espacio para Historia del Arte, que estoy impartiendo este año. De momento está vacío, pero poco a poco iré posteando para facilitarles un poco esta apasionante asignatura. Yo también conocía tu blog, me encanta, lleno de recursos. He tomado esa lista de visitas virtuales que creo van a ser muy útiles para clase. Un abrazo.

    ResponderEliminar