Arteazuer

Arteazuer

viernes, 16 de diciembre de 2011

La catedral de Palma de Mallorca


Catedral de Palma de Mallorca, lateral exterior. Mediados s. XIV.
Gótico catalano-levantino
(La imagen que se pone es del exterior, lateral sur, pero hay que explicar un poco el interior típico del gótico catalano-levantino)

Planta basilical de tres naves, sin crucero, con la cabecera plana y  capillas laterales entre los contrafuertes. Bóvedas de crucería simple como es habitual en la Corona de Aragón.
Interior.-Las naves están separadas por esbeltos pilares octogonales. Situados a gran distancia por la largura de los tramos, contribuyendo a la sensación interior de diafanidad y unidad espacial.  Hay Ocho tramos longitudinales, el cuarto es más ancho y se corresponde con sendas portadas por los laterales. (Gaudí a principios del s XX, además de otras intervenciones quitó el coro lo que aumentó la sensación de diafanidad tan típica del gótico catalán)
 Hay un sistema de iluminación escalonada: de las capillas de las naves laterales, muy altas, pero sin llegar a ser de salón, y de la central, ventanales que no son muy grandes, aunque sí los rosetones. Uno de ellos, de gran tamaño, está practicado en el muro de la nave central antes de la cabecera, prolongación de la nave central pero de menor altura que ésta. Da una iluminación especial, desde el este, a esta preciosa catedral
La cabecera esta formada por  una prolongación de dos tramos de la nave central  y de un tramo de las naves laterales. Una última y pequeña capilla corona la nave central.(capilla funeraria de Jaime II de Aragón).

Esta estructura se aprecia por este  lateral exterior sur, aunque lo más llamativo y quizá lo  más característico de esta catedral es el escalonamiento, con una rítmica secuencia, de contrafuertes que le confiere un aire robusto y austero de fortaleza. En este lateral sur se ven ocho grandes contrafuertes que soportan pesos de la nave central mediante dos arbotantes. Son contrafuertes de poca anchura pero muy profundos; son una prolongación en altura de los mismos muros que forman las capillas laterales. A un  nivel inferior entre los grandes contrafuertes hay  otros  más bajos y estrechos, rematados con pináculos. Igualmente los hay en los contrafuertes más altos. En la cabecera, la prolongación de la nave central tiene contrafuertes chatos sin pináculos y las prolongaciones de las naves laterales, contrafuertes del mismo grosor que los laterales y también con pináculos.
 El geometrismo vertical, al que contribuyen los chapiteles y el remate en piñón de la fachada principal (que es más tardía), se complementa con el geometrismo horizontal de las molduras que recorren todo el lateral del  edificio.
Aplicar las mismas características generales (en cursiva en el comentario de Santa María del Mar)
Entre finales del XIII y la primera mitad del XIV Mallorca fue reino independiente y es durante este momento de esplendor económico y comercial cuando se realizan las principales iniciativas constructivas, tanto la catedral como el castillo de Bellver.
Jaime I, el rey aragonés que había conquistado Mallorca en 1229, decidió que sobre el emplazamiento de la mezquita mayor se construyera esta catedral. A comienzos del s. XIV Jaime II decidió construir en este templo su capilla funeraria, que quedó tras el presbiterio, la capilla real antes mencionada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario