Arteazuer

Arteazuer

viernes, 16 de diciembre de 2011

La lonja de Valencia


Lonja de Valencia, interior. S. XV .
Iniciada en 1482.
Autor: Pedro Compte
Otras lonjas levantinas anteriores: La de Palma de Mallorca (que fija el arquetipo de lonja) y la de Barcelona. En Europa, destacar la de Ypres en Bélgica, del s XIII.
Explicar la función de las lonjas
Hablar también de los arcos conopiales en puertas, ventanas y tracerías propios del último gótico.
Se trata de uno de los edificios má señeros y hermosos de la ciudad de Valencia, en el que coinciden dos partes bien diferenciadas: La Sala de Contratación que podemos considerar propiamente como lonja, y que se localiza en el lado derecho del edificio, y el gran salón del Consulado del Mar, correspondiente al cuerpo de la izquierda de la construcción, que fue añadido ya en el siglo XVI.
La primera piedra de la lonja se coloca en 1482, siendo su maestro Pedro Compte, que ya había trabajado en el Palacio de la Generalidad de la misma ciudad. Más tarde se cita también Joan Ivarra, así como canteros vascos y santanderinos- el edificio inspirado en la Lonja de Palma de Mallorca levantada por Guillem Sagrera, parece que se terminó con prontitud pues estaba terminado quince años más tarde. En cuanto al Consulado del Mar se adosa al edificio anterior a partir de 1498, si bien la obra se prolongará largamente, hasta 1548, por lo que no es de extrañar que se introduzcan en su decoración elementos ya de ascendencia renacentista.
La planta de la sala de contratación es rectangular. Dividida en tres naves sosteniads por veinticuatro columnas helicoidales o funiculares, igual que ocurre en la Lonja de Palma, que otorgan al edificio una sensación espaciosa y de un efectismo muy original y vistoso. La sensación espacial se acentúa además en su ingravidez y elegancia gracias a las bóvedas de crucería que cierra el salón, muy voladas y atrevidas.
Al exterior, la fachada es igualmente notable en su efectismo ornamental. Una torres cuadrada, severa en su disposición aunque animada en la apertura de algunos ventanales, divide todo el frontis en dos partes: la parte de la izquierda corresponde al Consulado del Mar que es obra postrera del siglo XVI, con recursos ornamentales de clara influencia renacentista. La de la derecha, correspondiente a la Lonja propiamente dicha, presenta grandes ventanales góticos con bellas tracerías y una profusión de pequeñas y grotescas figuras de hombres y animales. A mediana altura, sendos grupos de dos ángeles cada uno sostienen a derecha e izquierda los escudos del Reino de Aragón.

2 comentarios:

  1. Te deseo lo mejor para estas fiestas y un año nuevo con mucha salud y mucho arte y creatividad, Fernando. Abrazos desde ArteTorreherberos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Paco, mis mejores deseos para tí y los tuyos también

    ResponderEliminar