Arteazuer

Arteazuer

miércoles, 16 de marzo de 2011

Planta y columnata de San Pedro del Vaticano


Resumen de la planta: (1502-1546)
Julio II, sobre la primitiva basílica paleocristiana quiere un gran templo (van muriendo los arquitectos y son sustituidos)
1º Bramante 1503, planta de cruz griega inscrita en un cuadrado;  en el centro una gran cúpula soportada por cuatro grandes pilares que se irán reforzando en las sucesivas obras, Cuatro torres en ángulos del cuadrado y cuatro entradas principales.
2º Rafael: proyecto de planta de cruz latina, con naves y amplio crucero
3º SanGallo
4 Miguel Angel, 1546 Vuelve al proyecto de Bramante, planta de cruz griega pero con una sola entrada principal y una cúpula mayor, desapareciendo las primitivas cuatro torres bramantinas
Fachada: Carlo Maderno (1556-1629).Monumental. Se alternan el elemento clásico: columnas corintias de proporciones gigantes, típicas del barroco, entablamentos, arcos y frontones. Al piso inferior de marcado carácter antiguo le añade un ático que simula un robusto basamento. Combina la verticalidad de lo clásico con los dinámicos intervalos de columnas y pilastras, sin función constructiva, que produce un efecto de entrantes y salientes, característico del barroco.

Columnata. S XVII (1656-67)
Bernini. (1599-1680) Mármol.
Bernini, artista polifacético, además de arquitecto es escultor y director de teatro lo que le influye en concebir tanto la arquitectura como la escultura con una fuerte carga  escenográfica.
En Roma, en el contexto de la Contrarreforma, y para confirmar su papel de cabeza de la Cristiandad,  se llevan a cabo un serie de trazados urbanísticos para darle magnificencia y para facilitar las visitas de los peregrinos: amplios viales que conectan los puntos esenciales de la ciudad que se resaltan con plazas donde se colocan fuentes, obeliscos, siendo el primero el del Vaticano.
El Papado  encarga a Bernini que partiendo de la basílica y del obelisco construya  la gran plaza.
Ya había realizado antes  el Baldaquino de San Pedro del Vaticano. Y a la vez que la columnata,  la iglesia de San Andrés del Quirinal en Roma de planta elíptica, típica del barroco.
PARA COMPLETAR:
Sin duda la construcción más singular de toda la edilicia pontificia se plasmó en el urbanismo de la Plaza de San Pedro (1656-1667), concebido por Gian Lorenzo Bernini (1598-1680). Se trata en realidad de una obra que se propone resaltar el lugar de mayor importancia de la Roma papal como foco de la religiosidad católica. Así, su estructura se ve sometida a la existencia previa de la basílica de Miguel Ángel y del obelisco de Fontana, pero el extraordinario ingenio de Bernini supo adaptar dichos elementos al deseo de Alejandro VII de potenciar el centro de la cristiandad. Para acometer este plan, el arquitecto dispone una elipse abierta, constituida por un conjunto de columnas gigantes de orden toscano, conectada con la ciudad y unida por un pasillo divergente a la fachada de la basílica, a la que singulariza y resalta, a modo de un gran escenario teatral donde el papa realiza sus apariciones públicas y muy especialmente la bendición “urbi et orbi”. Esta idea de pantalla escenográfica se ve sutilmente enfatizada por la creación de un espacio central de forma oval en torno al obelisco, encerrando el simbolismo del “omphalos mundi”, y sugiriendo los brazos de la Iglesia abiertos hacia el peregrino.

Para repasarlo, mejor verlo en imágenes con este video de Artehistoria:


1 comentario: