Arteazuer

Arteazuer

jueves, 3 de noviembre de 2011

El mausoleo de Santa Constanza


MAUSOLEO DE SANTA CONSTANZA
Roma. Año 354. Época bajoimperial.

Se trata en origen del mausoleo dedicado ala hija de Constantino, Santa Constanza, y por extensión a las mujeres de la familia imperial.
En planta observamos una disposición circular, que impone por tanto un modelo centralizado.
El primer anillo viene dado por un peristilo, o deambulatorio abierto, que queda interrumpido en la parte inferior por la presencia de un pórtico alargado y cerrado a modo de porche, y cubierto con bóveda de cañón. En él se hallaba al parecer el sarcófago de pórfido de la princesa.
El segundo anillo viene dado por el propio muro de l edificio, horadado por diversos nichos, que alternan las formas semicirculares y  las rectangulares en un esfuerzo de dinamización y agilización visual del espacio interior. Entre estos nichos destacan cuatro más profundos que coinciden con los pies mayores de la circunferencia, y que además en el eje longitudinal coinciden en la parte inferior con la entrada al edificio desde el pórtico, y en la parte superior con la apertura de un nicho rectangular.
La disposición de estos nichos es de enorme importancia ya que crean dos ejes visuales  que complementan la concepción centralizada de la planta circular con dos líneas que recrean en abstracto una idea de cruz griega. De esta forma se vuelven a mezclar, como ocurría en Oriente, los planteamientos centralizados y longitudinales del edificio.
El último anillo refuerza esta idea “basilical” ya que viene dado por un nuevo deambulatorio, separado del centro del edificio por columnas pareadas, que vienen a simular la separación entre naves de las plantas basilicales. Este deambulatorio se cubre con bóveda de cañón y se abre al cuerpo central por medio de doce arcos de medio punto, cuyos soportes vendrían dados por la utilización de basas clásicas, fustes de mármol, capiteles compuestos y amplios entablamentos que peraltan (elevan) los arcos.
Finalmente, la parte central se cubre con una gran cúpula de media naranja o hemiesférica, en cuyo arranque se abren doce ventanas en arc de medio punto, que permiten concentrar la luz en esa zona principal.
El grueso de la construcción está realizado en ladrillo, aprovechándose materiales de otros edificios romanos para la ejecución de las partes más relevantes, lo que vendrá a probar la decadencia en que había caído la Casa Imperial y los propios oficios artísticos.
Toda esta formulación arquitectónica, sobre todo en lo referente a la alternancia de ejes visuales y a la combinación de modelos centralizados y longitudinales en las plantas, influirá en gran medida en otros estilos arquitectónicos posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario