Arteazuer

Arteazuer

viernes, 16 de diciembre de 2011

Sainte Chapelle

Santa Capilla de París, Interior. 1241-1248.  Gótico radiante
Autor: Pierre De Montreuil.
 Hacia 1240 el gótico francés evoluciona hacia una fase que se ha llamado Gótico radiante  y que alude a la multiplicación de los radios en los grandes rosetones de los muros. La arquitectura gótica pierde en monumentalidad pero gana en elegancia y preciosismo. Se rompe el equilibrio entre el muro y la vidriera, ahora se impone la vidriera a la que la arquitectura sirve de marco y soporte. Es como si la catedral se convirtiera en un estuche de vidrio.
La Sainte-Chapelle de París, la manda construir Luis IX (San Luis), rey muy religioso y que participó en las dos últimas cruzadas contra los musulmanes.
Esta capilla es el máximo exponente del refinamiento gótico. La capilla está dispuesta en dos niveles: Una iglesia inferior, de escasa altura e iluminación, para la gente común  de palacio, y que sirve de soporte a la iglesia alta con un gran desarrollo en altura de los ventanales que tienen  un complejo programa iconográfico en sus vidrieras  con predominio del rojo y el azul. También colores recubren el resto de arquitectura: oro en los nervios y en las pequeñas arcadas a modo de zócalo; cielo de noche estrellada en la plementería. De la bóveda de crucería
La función de esta capilla dentro del Palacio Real, de la parte alta, además de capilla del rey y su corte, fue servir de iglesia-relicario, custodiar en su interior una de las reliquias más preciadas de la cristiandad, la corona de espinas de Cristo, obtenida como botín por los cruzados en la toma de Constantinopla y que se conservó hasta la Revolución Francesa. Todos los elementos de la iglesia alta están subordinados a esta función de relicario; de una sola nave, la zona presbiterial estaba presidida por la sagrada reliquia y a su alrededor las vidrieras de los grandes ventanales, los del ábside con dos ojivas y tracerías con tres tréboles, típicas del gótico clásico francés del s XIII. Los ventanales laterales, más altos y con cuatro ojivas
Adosados en los finos pilares fasciculazos que separan las ventanas, esculturas de los doce apóstoles, con los símbolos de la pasión en sus manos y cubiertos con un pequeño doselete típico del gótico.
Se aplica el vocabulario: bóvedas crucería, cuyos nervios así como los arcos  fajones ojivales,  se apoyan en los pilares fasciculados; tracerías y maineles en los arcos, gablete en el tabernáculo, técnica de las vidrieras, así como se habla de la simbología de la Jerusalén celestial a la que contribuyen las luces  que a través de los vidrios de colores inundan la iglesia, creando un ambiente que subyuga.




Sainte Chapelle (A.p. 3´17")

No hay comentarios:

Publicar un comentario